BLOG APEYD - Asociación Peruana de Economía y Derecho

El Blog de la Asociación Peruana de Economía y Derecho APEYD) nace como consecuencia de las diversas entradas sobre Economía y Derecho (EyD) contenidas en el Blog del Estudio Martin Abogados & Economistas (Blog EMAE), así como la necesidad de expresar de una manera más dinámica el análisis, crítica y avances de la EyD.
---------------------------------------------------------------
The Blog of the Peruvian Law & Economics Association (PLEA) was born as a result of various posts on Economics and Law (L&E) contained in Martin Lawyers & Economists Firm Blog (Blog MLEF), and the need to express with more dynamics the analysis, criticism and EyD advances.

domingo, 19 de abril de 2020

El Libre Mercado y la eterna discusión bipolar [MARTIN C., J.M.]

José-Manuel Martin Coronado
Director General 
Asociación Peruana de Economía y Derecho


La discusión sobre el Libre Mercado sigue dividiendo a los economistas y estudiantes de economía. Se observa con mucha lástima declaraciones débiles, ad-hominen y defensas irracionales de parte de quienes lo aprueban y de quienes no. Sí, de ambos. Para otros, más experimentados es una discusión absurda por lo que no participan. Sin embargo, el debate persiste y los más jóvenes terminan saliendo con ideas extremistas sobre uno u otro, y al llegar al mercado laboral, puede pasarse al lado opuesto ó recrudecer sus ideas. 

Lo cierto es que el Libre Mercado en sentido absoluto no existe. Así como tampoco existe la libertad absoluta. Lo que sí existe es el mercado y éste es imperfecto. Pero aún así el mercado no es un ser omnisciente, aquello sólo es un decir para hacerlo más tangible o para despersonalizar los resultados en los precios o cantidades. La expresión correcta es que el mercado es el resultado de la confrontación entre los demandantes y los ofertantes. 

En este orden de ideas, Libre Mercado no es sinónimo de competencia perfecta. Esto es claramente un sin sentido que aún se sigue expandiendo. Una cosa es que los agentes actúen solos (imperfectamente claro), sin intervención del regulador y otra cosa es que las condiciones ó la estructura del mercado sean perfectas, es decir, sin ningún tipo de poder de negociación ó posición de dominio. Esto tampoco existe. Así como todos los países tienen Estados que intervienen poco ó mucho en su economía. 

Finalmente, se atribuye a los defensores del Libre Mercado el uso de excesivo de supuestos, que sí es de competencia perfecta claramente es un error, pero los supuestos también lo son en la información, en la posición de dominio, en la elasticidad, entre otros. No es un único supuesto, claramente. Aunque, la transparencia (de algunos) en relación a los supuestos es más una virtud que un defecto, contrario al oscurantismo de dichos supuestos. Como por ejemplo la presunta eficacia del Estado en la intervención ó la asignación eficiente de los recursos públicos. Se asume, pero ni se dice que se asume, lo cual es dos veces peor. 

La discusión sobre el Libre Mercado debe evolucionar y dejar de ser dicotómica, para pasar a una etapa más fina del análisis. ¿Cuánta libertad puede sacrificarse para que funcione bien una economía? Este análisis no absoluto sino relativo es más profesional, más minucioso, más analítico, más cuantitativo. Si bien no debe ser menos histórico, pero si debe ser menos ideológico y menos simplista. Los actuales profesores o líderes de opinión que propugnan críticas simples lo hacen más para optimizar la comprensión, pero le hacen un año a los más jóvenes. Dicha generación aún sigue, por lo menos unos 20 años más. Recién entonces, quizá, observemos argumentaciones distintas de ambas partes.

Lima 19 de abril de 2020

domingo, 12 de abril de 2020

El Modelo de Conocimiento, Actitud y Comportamiento [MARTIN C., J.M.]

José-Manuel Martin Coronado
Asociación Peruana de Economía y Derecho
WP N° 0412-2020-APEYD/BEHAVIOR


El Modelo CAC (ó KAB por sus siglas en inglés) es un modelo de más de 70 años, con diversas excepciones y quiebres en la causalidad. Sin embargo, años después ha resurgido, considerando la posibilidad de hacer ajustes a los nexos causales. La idea es simple, el conocimiento permite un cambio de actitud, y ésta puede determinar el comportamiento. 

Los estudios médicos han hecho especial enfásis en este modelo, ya que lo que se busca es un cambio en el comportamiento que sea consistente con el tratamiento médico ó con las recomendaciones de estilo de vida. La lógica descansa en que el conocimiento es un buen determinante para el cambio de actitud, pero no es suficiente, si este que ésta está muy arraigada por la personalidad o la costumbre. 

De tal modo, no importa cuanto conocimiento, incluso científico, se distribuya, si este no es capaz de penetrar la barrera actitud/personalidad, no habrá un cambio de conducta. Por lo tanto dicho conocimiento tendría que ser magnificado o reducido dependiendo de cual enfoque podría generar el cambio esperado. 

Claramente esta distorsión en el conocimiento puede afectar la verdad técnico-científica y los hechos. No obstante, suele ser la principal salida considerando que no todo el mundo valora el conocimiento de la misma manera, debido al conocimiento selectivo, problemas de comprensión oral ó escrita, base de conocimiento inicial, entre otros.

El objetivo es entonces la valoración adecuada del conocimiento a través de su internalización, que es algo más que la memorización, y de tal manera que se actúe de manera consistente con éste, ergo, cambiando el comportamiento. 

La economía conductual tiene mucho que desarrollar en este sentido. Así como la eficacia del Derecho, el cual deje de ser visto como normas desconectadas de la realidad subjetiva de las personas y por ello válido de ser rechazado por cualquiera.

Lima 12 de abril de 2020